¿Cuál es mi realidad Financiera?


¿Alguna vez te has hecho estas preguntas?

¿Cuál es mi realidad financiera?

¿en donde estoy en cuanto al manejo de los recursos con que cuento?

¿Estoy generando riqueza para mí, para mi familia, para mí futuro?

¿De qué tamaño es la deuda real que poseo?

¿Cuál es mi patrimonio neto?

¿Qué pasaría si dejo de trabajar hoy mismo?

 

estas y otras preguntas relacionadas, son algunas de las que la mayoría de las personas no acostumbramos a hacernos, mucho menos, el pensar donde estaré ubicado,financieramente, dentro de 10, 20 o 30 años.

Lamentablemente, en nuestros tiempos, éste cuestionamiento se vuelve imprescindible si queremos tener un nivel de vida adecuado a nuestras necesidades y expectativas en los próximos años, y sobre todo en nuestra vejez, dado que los sistemas institucionales de carácter social, de salud, y jubilación de nuestros gobiernos se encuentran en una crisis profunda, de la cual no alcanzamos a ver la luz al final del camino.

 

Así que si aún sigues pensando que la estabilidad actual de tu empleo, y las prestaciones prometidas al final de tu vida laboral, sustentadas principalmente en que los beneficios de una jubilación te permitirán llevar una vida digna y satisfactoria, permíteme decirte que ¡Estas equivocado! Así que mi recomendación es que inicies hoy mismo a revisar tu situación financiera, poniendo en claro tu realidad, para que a partir de allí, puedas tomar las decisiones necesarias para lograr tener un futuro tranquilo para ti y para tu familia. Si tal vez estás pensando que no tienes el tiempo para dedicarlo a realizar esta revisión, o no sabes cómo hacerlo, no te preocupes, esto al principio es algo normal.

 

Muchas de las personas que trabajan en grandes empresas, realizando los estudios y proyecciones económicas de sus departamentos, dedican muchísimas horas, días y meses para lograrlo, y sin embargo, dicen no tener ¡ni siquiera 15 minutos por semana para su planeación financiera personal! Y si eres de las personas que dicen no saber cómo hacer éste análisis, esperando que esta respuesta no sea solamente un pretexto, déjame decirte que esto no es realmente complicado, si realmente quieres hacerlo, y existen muchas herramientas que te pueden apoyar para llevarlo a cabo. Te lo explicaré en dos pasos: Lo primero que necesitas es hacer una relación o lista de tus fuentes de ingresos con que cuentas, entre ellas debes considerar, los ingresos por sueldos y salarios, tuyos y de tu familia, bonos o gratificaciones, ingresos independientes por negocios o actividades productivas, anualidades o pensiones, etc.

 

En otro rubro de los ingresos, debes incluir aquellos que recibes por concepto de Inversiones de cualquier tipo, bancarias, de bolsa, dividendos, ingresos por rentas, regalías, ingresos por sistemas de negocio en los que participas, etc. Con lo anterior tendrás un dato muy preciso de tus ingresos, mensuales y anuales, de que dispones, y para ayudarte a realizar esta lista, te anexo una tabla que puedes llenar de acuerdo a tus ingresos mensuales, y multiplicarlos por los 12 meses del año para que obtengas el total de tus ingresos anuales.

 

 

 

¿En qué gastas tu dinero?

El segundo paso consiste en hacer una relación o lista de tus egresos, esto es, ¿en qué gastas tu dinero? Esta relación la puedes dividir en dos, por un lado los gastos que llamamos “fijos”, estos son los gastos que de una manera u otra tenemos que hacer cada mes, como lo son: el pago de la renta o de la hipoteca, los servicios de agua, luz, gas, teléfono, el pago de los créditos, ya sean del coche, del préstamo personal, el pago de impuestos como ISR, Predial, seguro de vida, seguro del coche, y cualquier otro gasto fijo que tengamos que hacer de forma periódica.

 

 

 

Por otro lado, tenemos los gastos variables, estos son gastos sobre los que tenemos mayor flexibilidad, y podemos tomar decisiones sobre los montos y periodicidad en que los hacemos. Entre ellos debemos considerar: Los gastos de alimentación, vestido, lavandería, accesorios, viajes, entretenimiento, mantenimiento de la vivienda, transporte, educación, gastos médicos, iglesia, donativos, gastos personales, etc. Siguiendo el procedimiento de la tabla anterior, en la tabla siguiente puedes calcular los gastos, fijos y variables que realizas, para saber cuál es el monto total, mensual y anual de tus gastos.

 

 

Con esta información, Total de Ingresos y Total de Egresos, ya puedes calcular un elemento clave en planeación financiera personal o de negocios, este elemento clave es “el flujo de efectivo”, que se obtiene de la diferencia obtenida de:Ingresos – Egresos.

 

 

Es un elemento clave, ya que representa las entradas y salidas de efectivo, producto de tus operaciones y actividades cotidianas. Si el flujo de efectivo resulta ser negativo, le llamamos Déficit, y esto, seguramente indica una clara tendencia al sobreendeudamiento, y si es positivo, le llamamos Superávit, e indica la posibilidad de iniciar un programa de inversión que genere riqueza para ti y para tu familia. Por esta razón el control y la buena administración del flujo de efectivo es una de las herramientas más importantes en la planeación financiera y en el camino a la generación de riqueza. Inicia a realizar los cambios necesarios para que tu flujo de efectivo resulte positivo. ¿Cómo? ¡Aumentando los Ingresos y Disminuyendo los gastos!. Y si ya es Positivo, dale una revisada a las muchas oportunidades de inversión que están a tu alcance para hacer crecer tu dinero.